La  mediación es una técnica de gestión del conflicto por medio de la cual el mediador a través de un proceso estructurado con una duración limitada, guia y acompaña a las partes para que ellas mismas logren encontrar un acuerdo satisfactorio y duradero.

El objetivo de una mediación  es la transformación del modo de comunicación entre las partes y la recuperación del diálogo entre las mismas, salvaguardando así, el vínculo de relación en el tiempo.

El conflicto es un aspecto natural e inevitable en las relaciones humanas y se origina en las particulares necesidades y en los diferentes puntos de vista. Si se lo toma como una oportunidad de crecimiento, ofrece una importante posibilidad de aprendizaje pudiendo dar a luz beneficiosos cambios en las relaciones.